Descripción General

Famoso por su gran patrimonio y su amable hospitalidad, el País de las Sonrisas es un paraíso que conserva su identidad cultural a pesar de haberse convertido en el principal destino turístico de Asia. Desde los pueblos en las montañas del norte a algunas de las playas más bellas del mundo en el sur, desde la animada vida urbana de Bangkok -llena de centros comerciales y oficinas, pero también de templos antiguos y mercados callejeros- al ambiente relajado de Phuket o Koh Samui. Las atracciones del país son diversas y para todos los gustos: palacios y templos históricos, cocina de fama mundial, mercados flotantes, festivales de agua o majestuosos elefantes. Es fácil entender por qué sigue siendo tan popular. Tailandia no decepciona a nadie, y una visita nunca es suficiente...


Datos Básicos



  • Capital: Bangkok
  • Población: 70 millones
  • Idioma: Tailandés
  • Moneda: Baht (THB)
  • Huso horario: UTC +7
  • Electricidad: 220 V / 50 Hz. Enchufes: Tipos A, B, C
  • Prefijo telefónico: +66

Mejor Época para Viajar a Tailandia

La temporada alta transcurre de noviembre a principios de marzo, cuando el clima todo el país es más fresco y seco. Ésta es la mejor época para visitar Tailandia para quienes necesitan que el tiempo sea perfecto. Los meses posteriores (estación intermedia, hasta junio) son muy calurosos y secos, aunque comienzan a llegar las lluvias, lo que abarata los vuelos y hace que haya más alojamientos disponibles.

Durante la temporada baja, de julio a octubre, los monzones traen mucha lluvia (se cierran algunas islas) y humedad. Normalmente, llueve de forma breve pero intensa por las tardes, por lo que los campos de arroz y los bosques se vuelven exuberantes y frondosos.


Ciudades que Visitar

Desde ciudades históricas a playas espléndidas, Tailandia tiene todo lo que puedas soñar. Un gran país lleno de templos increíbles, mercados nocturnos, resorts en primera línea de playa, puestos de comida... El sur está lleno de destinos turísticos de costa, mientras que el norte ofrece pequeños pueblos, templos y cultura. Aquí tienes algunas ciudades que deberías incluir en tu itinerario.

Bangkok
La tradición y la modernidad conviven intensamente en la capital de Tailandia, donde templos y mercados comparten espacio con centros comerciales y rascacielos. Con una comida fascinante y una intensa vida nocturna, esta ciudad caótica y cautivadora suele ser la primera parada en casi todos los itinerarios: no te pierdas el magnífico Gran Palacio y el templo Wat Phra Kaew.

Chiang Mai
La segunda ciudad del país, que fue la capital del Reino de Lanna, tiene una fuerte tradición de artesanía, y es uno de los lugares más populares del país para asistir al Festival Songkran (Año Nuevo Tailandés) y celebrar el Long Krathong. Alberga una gran comunidad de extranjeros, y es un destino tranquilo en el que relajarse y visitar sus templos y sus santuarios de elefantes.

Phuket
La mayor isla de Tailandia se considera uno de los mejores destinos de playa de todo el mundo. Desde Phuket, en donde se encuentran algunas de las playas de arena blanca más bellas del país, se puede tomar una lancha rápida a varias islas tropicales cercanas, incluyendo las famosas Koh Phi Phi. Con numerosas opciones para comidas, compras y fiestas, Phuket también es un paraíso en la tierra para los aficionados a los deportes acuáticos.

Ayutthaya
Situada en el valle del río Chao Phraya, a sólo 65 kilómetros al norte de Bangkok, Ayutthaya es una impresionante ciudad en ruinas. Antigua capital del país, es famosa por su gran número de sitios históricos y arqueológicos. En el Parque Histórico de Ayutthaya -Patrimonio Mundial de la Unesco- se encuentra el famoso Wat Mahathat, donde puede verse cómo una cabeza de piedra de Buda sobresale entre las raíces de un árbol.

Kanchanaburi
Situada en la parte centro-occidental de Tailandia, cerca de la frontera con Myanmar, Kanchanaburi debe buena parte de su fama al libro El Puente sobre el Río Kwai, y su posterior adaptación cinematográfica. Conoce su historia en el Museo del Paso de Hellfire, camina por el puente y visita el Cementerio de Guerra Don Rak para recordar a quienes fallecieron durante la construcción del tristemente famoso Ferrocarril de la Muerte.

Sukhothai
Sukhothai (que significa “el Amanecer de la Felicidad”), situada entre Chiang Mai y Bangkok, es una de las ciudades más visitadas del país y marca el comienzo de la civilización tailandesa, remontándose al siglo XIII. Recorre el Parque Histórica de Sukhothai, que alberga casi 200 ruinas de templos que fueron excavados y reconstruidos parcialmente, y admira la belleza de la época dorada de Tailandia.

Chiang Rai
Cerca del Triángulo Dorado, donde se encuentran las fronteras de Tailandia, Myanmar y Laos, y mucho más tranquila que su vecina Chiang Mai, Chiang Rai es la base perfecta desde donde realizar excursiones para ver las tribus de las montañas cercanas. No te pierdas el majestuoso Templo Blanco.


Cosas que Hacer

Es fácil comprender por qué Tailandia es el destino turístico más visitado del Sudeste Asiático. Este país ofrece experiencias y atracciones increíbles a sus visitantes desde el momento en el que bajan del avión.

Clase de cocina tailandesa
Una actividad muy popular en Tailandia: un cocinero local te llevará al mercado y a la granja para escoger los ingredientes que cocinarás (¡y después comerás!). Desde el famoso pad thai a toda clase de curris, aprenderás las técnicas y los secretos de la cocina tailandesa. ¡Impresiona a tus amigos cuando vuelvas a casa!

Masaje tailandés
A lo largo de los siglos, los masajes tailandeses se han hecho famosos en todo el mundo. El arte más exótico del país es increíblemente relajante, se realiza siguiendo las líneas corporales de energía y alivia la tensión en músculos y articulaciones: una experiencia que no puedes perderte.

Loi Krathong
El Festival de los Faroles es una de las celebraciones más espectaculares que tienen lugar en el país. Los locales piden deseos mientras echan miles de krathongs -pequeños recipientes flotantes hechos con raíz de platanera y hojas de plátano- hermosamente decorados por ríos, canales y lagos. Aunque la fecha cambia cada año, normalmente cae en noviembre.

Mercado Flotante de Damnoen Saduak
A 100 km al suroeste de Bangkok, es el mercado flotante más popular del país. En sus coloridas barcas, los vendedores ofrecen frutas, flores, verduras y muchos otros productos a turistas, tanto tailandeses como extranjeros. La excursión perfecta para quienes quieren visitar la Tailandia tradicional y una gran oportunidad para los entusiastas de la fotografía.

El Gran Palacio
Una visita esencial en cualquier viaje a Tailandia, este impresionante complejo de más de 100 edificios fue la residencia oficial de los reyes tailandeses durante 150 años. Dentro del palacio, se encuentra el famoso Wat Phra Kaew (Templo del Buda de Esmeralda), que alberga la figura budista más sagrada del país.

Santuario de Elefantes
Hay numerosos santuarios de elefantes por todo el país, en los que tendrás la oportunidad de interactuar con estas increíbles criaturas. Camina con ellos, báñalos y aliméntalos en estos centros de rescate y rehabilitación; una auténtica experiencia de voluntariado de la fauna que nunca podrás olvidar.

Ir de isla en isla
Las islas de Tailandia son famosas por sus icónicas playas y actividades acuáticas como el buceo. A muchas de ellas sólo se puede llegar en barco; realiza un tour y recorre varias de ellas, como las famosas Koh Phi Phi, donde se rodó la película La Playa. ¡Arena blanca y aguas cristalinas están esperándote!

11 Días Atracciones de Tailandia Bangkok, Ayutthaya, Chiang Mai, Koh Samui
Ver Detalles

De Compras

En las grandes ciudades, encontrarás muchos centros comerciales exclusivos y lujosos con aire acondicionado, pero no es ningún secreto que las mejores gangas normalmente se consiguen regateando en los encantadores bazares y mercados callejeros, que tienen artículos que no encontrarás en otros sitios. Algunos de los productos más populares entre los visitantes son:

Productos de spa
Es uno de los souvenirs más vendidos en Tailandia. Encontrarás una amplia gama de aceites esenciales, velas, jabones tallados, lotes de masajes herbales... La idea perfecta para relajar cuerpo y mente cuando hayas vuelto a casa y comiences a echar de menos Tailandia.

Aceite de coco
Ampliamente disponible por todo el país, sus numerosos beneficios han hecho que aumente espectacularmente su popularidad. Ya sea para tus cuidados de belleza o para cocinar, seguro que querrás llevarte unos cuantos botes de aceite de coco.

Seda tailandesa
Considerada la mejor seda del mundo, es un recuerdo exótico para tu familia y amigos. Fundas para cojines y almohadas, bufandas, corbatas, batas de colores brillantes... Tejida a mano, lisa o en patrones, cada tela de seda es única y no puede ser duplicada.

Especias
En cuanto subas al avión de vuelta a casa, echarás de menos el delicioso aroma y sabor de la comida tailandesa, así que asegúrate de llevarte algunas especias contigo. Guindilla triturada, semillas de cilantro, canela, cúrcuma, galangal, limoncillo y muchas otras disponibles en la mayoría de mercados.

Fruta seca
Llena tu equipaje con muchos paquetes de frutas tropicales secas, un tipo de bocado muy popular en Tailandia. Pueden encontrarse en cualquier parte y hay una amplia gama para elegir: mangos, durianes, lichis, cocos y muchos más.


Qué comer

Junto con las playas, la comida tailandesa es una de las principales causas de la popularidad del país como destino turístico. Hay restaurantes de lujo en las grandes ciudades, pero el encanto de la cocina tailandesa reside más bien en su deliciosa comida callejera -por lo general, higiénica y segura- que en la gastronomía de alto nivel. Visita un mercado nocturno local una sola vez y volverás a cenar cada noche.

Fuera del país, puede que el curry y el arroz sean lo más famoso, y su fama es bien merecida, pero Tailandia tiene una cocina llena de ingredientes frescos y sabores intensos con un toque picante, con fuertes influencias de la India y de China.

Algunos de los platos más populares de los que disfrutarás en Tailandia son:
- Pad Thai: Tallarines de arroz salteados con brotes de soja, tofu, cacahuetes, huevos revueltos y gambas o pollo.
- Tom Yum Goong: Gambas mezcladas en una sopa agridulce picante con limoncillo, galangal, hojas de lima, chiles, zumo de lima y salsa de pescado.
- Gaeng Daeng: Un tipo de carne (normalmente pollo, ternera o cerdo, o incluso pato, gambas o tofu) cocinada en pasta de curry rojo y leche de coco, y marinada con especias tailandesas.
- Som Tum: Ensalada de papaya verde picante con guindilla triturada, tomates cherry, ajo y judías verdes, aderezada con salsa de pescado, lima, azúcar y cacahuetes.
- Tom Kha Kai: Sopa cremosa con tiras de pollo, galangal, chalotas y limoncillo, cocinada con leche de coco.
- Khao Pad Sapparot: Arroz frito con piña y gambas, pasas y anacardos.
- Khao Niao Mamuang: Arroz glutinoso con mango, cocinado en leche espesa de coco endulzada.

El arroz es el alimento básico de Tailandia. Hay muchas variedades distintas y normalmente se sirve acompañando a los platos principales, ya sean salteados, curris, sopas, etc. Si te gustan las frutas tropicales, Tailandia no te decepcionará. En casi cualquier sitio, encontrarás puestos de fruta que venden mangos, durianes, papayas, yacas, piñas y otras frutas de las que quizás ni siquiera hayas oído hablar.

Tradicionalmente, en Tailandia se comía con las manos. No fue hasta comienzos del siglo XX, cuando el rey regresó de un viaje a Europa, cuando comenzó a popularizarse el uso de tenedores y cucharas. No suelen utilizarse cuchillos en la mesa.

Recuerda que en Tailandia no se recomienda beber agua del grifo. En ciertos días del año, como los cumpleaños de la familia real y las festividades budistas, se restringe la venta de bebidas alcohólicas.


Cómo Llegar y Desplazarse

Hay siete aeropuertos internacionales en Tailandia, aunque el Aeropuerto Suvarnabhumi de Bangkok es la principal puerta de entrada al país, y otros aeropuertos como el de Chiang Mai y el de Phuket operan un menor número de vuelos internacionales. Aterrizar en Bangkok y después tomar un vuelo nacional es normalmente la forma más barata de llegar a los aeropuertos regionales. Las tarifas son habitualmente más caras durante la temporada fría (alta), desde noviembre hasta principios de marzo.

La red ferroviaria del país tiene cuatro líneas principales que abarcan la mayoría del territorio. Hay tres clases de trenes. Evita utilizar la tercera, ya que no dispone de aire acondicionado. Los autobuses y minibuses son baratos y llegan a donde no lo hacen los trenes (normalmente más rápido). Reserva siempre tus billetes con antelación y asegúrate de que los vehículos sean climatizados. Los tuk-tuk son muy característicos de Tailandia; estos vehículos de tres ruedas son una forma barata y divertida de desplazarse; utilízalos al menos una vez, pero fija el precio de antemano. De manera similar, evita los taxis que no utilicen el taxímetro.

Hay numerosos servicios de ferris y lanchas rápidas que conectan todas las islas principales, siendo muy convenientes para excursiones de un día, pero asegúrate de no embarcar si están sobrecargadas. Las barcas de cola larga, aunque bonitas y tradicionales, no son adecuadas para viajes largos.


Vestimenta

Lleva ropa ligera y suelta, de algodón o lino. Olvídate de la ropa formal si no planeas ir a restaurantes exclusivos o eventos oficiales, aunque recuerda que la ropa de playa es para la playa. Cubre tus hombros y utiliza pantalones o falda larga para visitar el Gran Palacio y otros templos y ciertos museos: evita los pantalones excesivamente cortos, las camisetas sin mangas y cualquier prenda excesivamente reveladora. Lleva al menos un jersey o chaqueta, ya que, en los centros comerciales, supermercados e incluso en el metro aéreo (Skytrain) de Bangkok hace frío debido al aire acondicionado. Mete en tu equipaje los artículos habituales para un destino de playa tropical: protector solar, repelente de mosquitos, gorro, chubasquero ligero...


Alojamiento

Tanto si visitas las grandes ciudades, las playas del sur o las montañas del norte, siempre dispondrás de una amplia oferta de alojamientos. Las opciones son tan diversas como el propio país: desde lujosos resorts de 5 estrellas en Bangkok, Chiang Mai y las islas, a pensiones y hostales baratos en destinos fuera del circuito turístico. Los alojamientos se abaratan en zonas más remotas, pero deberías reservar con antelación si vas a visitar zonas turísticas en temporada alta: la planificación es esencial para conseguir buenas ofertas.

Como el destino más buscado por los mochileros en el Sudeste Asiático, Tailandia dispone de muchos alojamientos baratos para elegir, desde locales con cama y ventilador a habitaciones climatizadas con baño privado.

Los complejos de bungalows y los hoteles de lujo de cadenas internacionales se encuentran en las ciudades principales y en los principales destinos de playa. Todos disponen de piscinas, spas, restaurantes y bares, y desayuno de tipo bufé, y habitualmente están situados en primera línea de playa: servicio e instalaciones excepcionales en los hoteles más exclusivos del país.

Otra forma popular de alojamiento son las estancias con familias: dormir y comer en la casa de un local. Una buena experiencia, sobre todo para quienes viajan solos.


Itinerarios

Hemos elegido algunos de los viajes privados a Tailandia más populares según decenas de miles de reseñas auténticas de nuestros clientes. Echa un vistazo y contacta con nosotros: Podemos personalizar un tour privado sólo para ti según tus preferencias y tu presupuesto.

Qué Dicen Nuestros Clientes

“Respuesta rápida” “Guía muy informado” “Conductor práctico” “Muy recomendable”
 
 
asesores expertos

ASESORES EXPERTOS

Itinerario a medida y respuesta en menos de 24h.

Artículos de Publicaciones

Arriba